Tecnología wearable: la proyección del futuro

Los wearables representan una nueva generación de dispositivos inteligentes. La tecnología que hasta ahora encontrábamos en una computadora o un smartphone, de repente la podemos llevar puesta, por ejemplo, en nuestra muñeca. Citamos: “son complementos conectados con una función tecnológica que aporta un valor añadido al usuario”

Entonces, ¿exactamente qué es un wearable? Básicamente se trata de la tecnología que llevamos puesta en forma de prenda o complemento. Desde los Google Glass y los smartwatches hasta las pulseras inteligentes.

Estos dispositivos proyectan el futuro de la tecnología, puesto que ofrecen las facilidades y funciones de los dispositivos tecnológicos actuales pero de manera integrada con nuestras funciones diarias, es decir, no nos interrumpen cuando tenemos que utilizarlos. Por poner un ejemplo, en comparación con los smartphones o tablets, los wearables son mucho más cómodos, ya que sencillamente los llevamos puestos y no pesan. Además, nos permiten operar con manos libres y poseen una accesibilidad mucho más rápida.

La traducción más exacta es “artículos vestibles”. Estos dispositivos están enfocados en diferentes categorías de herramientas que suponen ofrecer mayor facilidad en las acciones cotidianas de los usuarios, y podemos encontrar en ellos herramientas de ocio, trabajo, ejercicio, comunicación, entre otros. Tenemos incorporado en un mismo aparato el correo electrónico, el teléfono, servicios de mensajería instantánea, cámara de fotos, reproductor de música, GPS, monitores de salud… ¿qué más se puede pedir?

Además de ofrecernos información sobre nuestra actividad, también interactúan con nosotros. Si por ejemplo realizamos ejercicio, además de mostrarnos nuestras pulsaciones, nos avisará si nuestro ritmo es demasiado alto.

De esta manera es importante aportar el valor que pueden tener los wearables en términos de salud puesto que estos complementos que monitorizan constantemente la actividad física del usuario pueden resultar extremadamente útiles para las personas que padecen enfermedades crónicas.

Por ejemplo en la diabetes esta tecnología, gracias a su conectividad con los smartphones, permite que los pacientes vigilen su estado de una forma mucho más eficaz e incluso el envío automático de alarmas cuando sea necesario. También la utilidad de esta tecnología para recordar a los pacientes cuándo tienen que recibir tratamiento.

 ¿Qué tipos de wearables encontramos en el mercado?

Wearables para deporte: aquellos que nos permiten medir la actividad deportiva, el ritmo cardiaco, las calorías consumidas…

Wearables para la salud: permiten monitorizar variables médicas como la glucosa, la presión arterial, el colesterol…

Wearables para el día a día: permiten agilizar funciones en las actividades cotidianas y en la oficina, en resumen minimizan el trabajo de un Smartphone.