Cloud Computing: ¿hacia dónde se dirige?

La nube, como la tecnología en general, ha evolucionado a pasos agigantados en muy poco tiempo. Cuando el término se empezaba a introducir en el entendimiento de los más tecnológicos, léase técnicos e ingenieros, el uso de su servicio estaba reservado para empresas y organizaciones vanguardistas, mientras que en la actualidad cada vez más empresas están utilizando los servicios de la nube en parte o en la totalidad de sus funciones.

En un estudio realizado por North Bridge Venture Partners y GigaOm Investigación, en el que encuestaron a casi 1.500 ejecutivos, se reveló que el cloud ya ha dejado etapas preliminares y tomo un nivel de relevancia considerable en el que se usa para cosas importantes en cuestiones laborales y corporativas. En la actualidad, una cifra record de empresas ha adoptados los tres niveles principales de la computación en la nube: Saas (Software como servicio), PaaS (Plataforma como servicio), IaaS (Infraestructura como servicio).

La adopción de SaaS pasado del 13% en 2011 al 72% en 2015; el de IaaS del 11% al 56% y el de PaaS del 7% al 31%.

Un paso adelante importante de mencionar es que en algún momento el cloud estaba empezando a ser utilizado en mayor cantidad, sin embargo, no estaba siendo considerado para estrategia y productividad de la empresa.

En la actualidad y en su proyección a futuro, la adopción también está aumentando a nivel más estratégico, según el estudio. Casi la mitad de los encuestados, el 49%, dicen que están usando la nube para apoyar la generación de ingresos o la creación de nuevos productos. El otro 45% de las empresas dice que tienen un plan para hacerlo.

Para hacer una valoración adecuada de hacia dónde se dirige el cloud computing, es importante resaltar sus puntos más fuertes:

Más disponibilidad de aplicaciones en la nube

En estos momentos buena parte de la compañía se encuentran en la transición de sus “viejas” aplicaciones de negocio hacia la nube, normalmente apostando para ello por escenarios híbridos. La tendencia irá cambiando en pocos años, cuando en vez de esto, cada vez sean más las aplicaciones que se desarrollan directamente para la nube, con la ventaja que supone no tener que heredar desarrollos legacy e integrando desde el primer minuto todas las ventajas. Pasaremos de heredar a construir

Crecimiento exponencial de mercado

Según un estudio de Gartner, se espera que el mercado de adopción de soluciones cloud supere el volumen de los 250 billones de dólares para 2017. Aunque la predicción se hizo en 2011, los últimos datos que se reflejan (los de 2013) sostienen la validez de la premisa, teniendo en cuenta en el grado de adopción de cloud para el desarrollo, la comercialización, la gestión de la cadena de suministro y mucho más, en empresas de todo el mundo.

Más nube híbrida

Siguiendo con las previsiones de Gartner, nos encontraremos con que casi la mitad de las compañías dispondrán de soluciones de nube híbrida. A medida que se avanza en la adopción cloud, las soluciones de nube pura empezarán a ser la excepción y el cloud híbrido será el que marque la tendencia.

Más desarrollo cloud

La lógica de los puntos anteriores sugiere que más profesionales van a pasar a desarrollar en entornos cloud. Si aceptamos esta proyección, la mayoría del nuevo software que se va a desarrollar en los próximos años va a estar destinado a entornos cloud, por lo que es de presuponer que va a aumentar el número de desarrolladores que enfocan su carrera a estas plataformas.

La innovación que deriva del cloud

El aumento de la competencia en el segmento del cloud va a provocar por su propia lógica interna, una carrera por lanzar mejores productos y servicio y un aumento exponencial de la innovación.

 

Frente a los que pudieran ser posibles riesgos, son muchas las ventajas que aporta la nube. Disminución de costes, opciones de almacenamiento escalable, actualizaciones automáticas, acceso remoto, servicio ecológico, facilidad de implementación, servicio seguro, garantía de calidad, integración probada, rendimiento y durabilidad son sólo algunas de ellas.